LARRA LARRAU 2008

Cronica por: Jose Antonio Azcona

Buena mañana en Isaba para la práctica del ciclismo, hace un poco fresco y decidimos cogernos los manguitos y el cortavientos, son las 8:45 y nos acercamos junto con Juan Antonio y Jesús hasta la línea de salida. Estoy algo nervioso es la primera vez que realizo esta prueba, y ya me han comentado que es muy dura.

Se da la salida y nos ponemos en marcha,  esta es neutralizada hasta uztarrotz a unos 7 Km. Se producen muchos frenazos y hay que andar con cien ojos. Llegamos al primer puerto del día “Laza” se sube rápido y casi ni me entero; a continuación bajada de unos 3Km y comienza el puerto de Larrau por su cara sur “la mas suave” el puerto ya nos va colocando a cada uno en nuestro sitio.
Mi hermano y yo vamos a buen ritmo, para nosotros claro, y vamos “dejando” pasar a mucha gente. Llegamos a la cima y encontramos el primer avituallamiento, paramos y reponemos bebida y me como una barrita. Hasta ahora la cosa va bien, comenzamos la bajada del puerto y ¡dios mió! Que cuestas; ahora son de bajada pero luego serán de subida. Sin dar pedales y pisando el freno a fondo estoy deseando que se acabe esta bajada, no porque no valla disfrutando sino porque mas tarde y con muchas menos fuerzas habrá que subirla.

Al llegar abajo formamos un pequeño grupo en el que se rueda bastante rápido, casi alcanzamos a un gran grupo, en el que alcanzo a ver a toki “takelberry”, pero llegamos justo en un repecho y yo y mi hermano no logramos entrar. Nos lo tomamos con tranquilidad y decidimos ir muy relajados hasta el comienzo del puerto de Issarbe. Justo antes del puerto avituallamiento, en el que por supuesto paramos, allí nos encontramos con Juan Antonio y con toki. A toki lo mandamos para adelante y los tres comenzamos a subir Issarbe juntos, pronto mandamos a Juan Antonio también hacia delante. La subida es preciosa y muy dura, se nos hace larga aunque aun andamos con fuerzas. En la cima un nuevo avituallamiento, volvemos a parar beber y comer en abundancia, volvemos a coger a Juan Antonio y salimos del avituallamiento los tres juntos. Nueva bajada vertiginosa Juan Antonio se nos queda algo rezagado pero ya en el llano nos volvemos a juntar.

Vamos juntos hasta la base del puerto de Larrau donde hay un nuevo avituallamiento, y como no por supuesto paramos y nos lo tomamos con tranquilidad, la rampa que hay nada mas salir del avituallamiento no anima a moverse de allí. Por fin arrancamos y comienza el “calvario”, sube y sube sin descanso, a falta de unos 5Km para la cima, para mi hermano en una pequeña sombra en la cuneta, dice que necesita parar un momento “se le había metido en la cabeza”. Reanudamos la marcha, no sin la complicación de introducir las calas en semejantes rampas, y 1km después empiezan los temidos calambres. Tengo que parar unos segundos, me “recupero” y continuamos. En la rampa anterior al descanso antes de la cima de nuevo aparecen los calambres y tengo que volver a parar.

Llego como puedo hasta el avituallamiento, paramos y bebemos algo. Recupero un poco y continuamos por el falso llano en busca de los últimos rampones, otra vez aparecen los calambres y vuelvo a parar. Meto todo el desarrollo y a por la ultima rampa, “por fin la cima”, parada en el avituallamiento beber y comer y para abajo. Al terminar la bajada empieza el ultimo escollo de la jornada Laza. Meto todo desde el principio y poco a poco vamos para arriba. Una vez arriba el terreno hasta Isaba es favorable. Disfrutamos hasta meta, son las 17:00H. Ducha fría, comida y vuelta para Lodosa.

La prueba durísima, y el recorrido y paisajes preciosos. El día caluroso como pocos.

Salu2 y nos vemos en la carretera.

2 comentarios

  1. muy buena cronica jose antonio,yo no me baje pero tube mas ganas que nunca,menos mal que era la ultima cita importante de la temporada

  2. Yo me baje tantas veces como tú o más. Y lo peor de todo era que luego no podía calzar las calas por las pedazos rampas.
    Para este año habrá que comer y beber más y tomarselo con más calma al principio, saber dosificar y llegar con fuerzas al gran coloso para vencerlo y no pisar tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *