VUELTA LA HERRERA

Crónica por: Diego Alberto.

7 de la mañana: Abro la puerta de casa; Vestido de payaso y con zapatillas de claquet veo pasar a Ibón como un endemoniado y dispuesto a no dejarme desentonar en cuanto vestimenta a lo largo de la mañana. En la salida hay un cierto retraso, se nos hace raro a los 2, pensamos que, o han salido o vamos a ser los únicos “espaBilbaus” que estamos dispuestos a mojarnos (puesto que el cielo, como en días atrás, parece no mostrar clemencia).  Al poco rato aparece el presi, Orta, Clemente, Arkaitz y Jesús; más conocido como Catre. Así que nos juntamos 7 descerebrados y emprendemos la marcha con un cierto temor al agua, pero dispuestos a realizar otro grandioso día para más tarde recordar y contar a nuestros nietos. El Viento nos da de cara, y Jesús se impone para que todos colaboremos y demos relevos cortos hasta Logroño. A partir de ahí, empieza el mítico sube y baja de la Rioja-Alavesa. Vamos a velocidad normal, bajándola si acaso antes de llegar al  primer puerto  donde, un poco antes,  José Luis hace acto de presencia puesto que ha tenido un fallo de cálculos en cuanto a horario se refiere. Desvío a mano derecha y comienzan las hostilidades. Voy a ritmo con el 53×21, descuelgo a Pepelu y a Jesús; pero no duro a penas 1 Km. Con ese desarrollo y quito el plato. Pepelu me sobre pasa y se va para adelante, yo con mi triste 23 paso penurias puesto que soy cadenciosos y mínimo un 25 me hubiera vendido de lujo. Jesús me coge y dejando que tire en las rampas duras y yo en las de tirar de desarrollo coronamos la cima juntos. “Arki” viene a escaso tiempo, dice que podía haber dado más, pero que prefería guardar puesto que no conocía la zona. Yo vuelvo a descender un kilómetro y medio para toparme con el último cadáver que está dejando esta subida. Se trata de Clemente que no va muy alejado del presi. Ibón también sube sin abrir gas y va por ahí con Orta. Una vez vuelto a coronar, chubasquero y a disfrutar del descenso (que tenía algún repecho durillo de por medio) Abajo en Peñacerrada reagrupamiento y vuelta al sube y baja continuo hasta Vitoria-Gasteiz con un mini puerto de por medio.13062010(004)
Una vez enfilada la carretera hacia Estella empezamos a subir Azazeta. Empiezo fuerte con Pepelu que en apenas 2 Km. ya me ha descolgado y ha tirado hacia la cima solo dispuesto a llevarse toda la gloria. El empezar a ritmo fuerte lo pago caro; el nudo en la garganta me impide respirar (pero como me dijo Jesús más tarde: Dios aprieta pero no ahoga) a lo lejillos empiezo a verlo como se acerca; esta vez no podía ser, me lleno la cabeza de pensamientos con Buen karma y corono 2do. Arriba nos espera Damiano que se le había pasado la hora, y así pues espero a ibón y a Arkaitz para el descenso. En Maeztu paradita en el bar, con pinchito y coca cola incluida para luego salir como auténticos disparos hacia el último tramo de la etapa de hoy. Pepelu, el Presi y Damiano no han querido parar y ya no los veremos hasta lodosa; nosotros a 30-35 kms/h. todo el rato con viento favorable. Hasta los repechillos de Acedo en los que desfondo total (y aun queda Sesma). Nos lo tomamos con filosofía y lasai-lasai con alguna visitilla de más  como fue la incursión del hijo de Jesús en la cuesta de Sesma, que venía de correr en Estella. Una vez en Lodosa todos al bar; excepto Arki y yo que nos dirijimos hasta féculas para soltar piernas. Un total de 180 kms a una media de más de 28. Para muchos de LOCOS. Que se le va hacer si no tenemos remedio…

Un Comentario:

  1. eso si que es una cronica Diego!!!! parece el libro gordo de petete!!!! jajajajajaja. Ahora falta la de la quebranta, y ai si que hay penurias que contar….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *