Puente del Pilar (o viva las vacaciones y que le den a la Merkel)

Crónica por Iñaki Orta, Idoia Sandoval

Como bien dice el título, que le den a la Merkel. Nos vamos de Puente del Pilar a Jaca (no todo va a ser trabajar).

Por fin llega el jueves a la tarde y tenemos que apañar el Golf para llevar tres bicis y cuatro personas (el día que Sadaba nos venda la Zafira, vamos a meter la casa entera). Cogemos a Enrique y nos vamos a Estella a por Inés. Qué raro, empieza a llover. Y tras cargar la máquina de Inés, allí que nos vamos los cuatro dirección Jaca.

 

Llegamos al apartamento y tras organizar las habitaciones llegan los otros dos valientes para completar la grupeta. Estos son Unai de bici y Nuria de trekking.

Salida 1  viernes:

Tras levantarnos a las ocho desayunamos juntos bicis y andarinas. A las nueve y cuarto ya estamos en marcha. Hoy hemos organizado una ruta de unos 90km. Pero ya se sabe, esto es Pirineo y de llevadera será poco. Empezamos con sube y baja de unos 30 km que nos lleva hasta Aisa, eso si pasando antes por varios pueblos que ya ni me acuerdo del nombre,

 

 

 

 

 

 

 

 

de allí subimos hasta un refugio de montaña llamado los corrales, este está a 7 km subiendo un puerto mas menos llevadero, pero como todo nos parece poco aun continuamos subiendo más hasta que las piernas y en desnivel nos dice que debemos bajar, aún nos queda la vuelta y según el perfil nos quedan tres puertos que pasar, de estos tres puertos los dos primeros son llevaderos, pero tras coger agua y preguntar a la gente del lugar nos dicen que el último es un repecho duro, joder duro, es un repecho más que duro, lo subimos cada uno a nuestro ritmo y tras coronar, soplar y respirar un poco solo nos queda bajar hasta Jaca,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

y es casita nos damos cuenta de lo que hemos hecho, pongo fotos del gps que dicen todo por sí mismas. Al fin en casa, al poco rato llegan las andarinas, y tras preparar una ensalada de pasta nos vamos a ver Jaca capital, algún que otro vino y contentos a cenar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Crónica de las andarinas.

Hemos desayunado con los bicicleros ( o algo asi).No estamos muy católicas, una con el pie torcido y otra con un catarro de tres pares, así que iremos suaves. Nos dirigimos a información de Jaca para ver rutas de los alrededores. Hay varios senderos desde Jaca que son entretenidos de 1 y dos horas, pero preferimos salir ya que por la tarde estaremos en la capi.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Decidimos ir a peña Oroel. La entrada a la izquierda de la carretera que va a dar a el parador no está muy bien indicada y nos la saltamos (no, todavía no nos hemos perdido jeje). Salimos hacia la senda que lleva a la cruz. Todo el camino transcurre entre abetos y pinos ( me vendrá bien para oxigenar). No hay descansillos, empina todo el rato. Vemos subir a una chica haciendo footing, animalita… No hacemos ni una parada. Llegamos a la cruz, foto y vistas de todo pirineo: Jaca, la Collarada y entre nubes se puede ver la Peña Telera (Pili, seguro que estás por ahí, pero no te veo).

 

 

 

 

 

 

 

La bajada es también empinada, me machaca un poco las rodillas. Llegamos al parador pero no hay nadie en la barra: esperamos… esperamos… vale: adiós café y pincho. Lo tomaremos en casa. Buen tiempo y caminata de X km ya que no llevamos podómetro (algún dia).

 

 

 

 

 

 

 

 

Salida 2 sábado:

Hoy desayunamos a la misma hora, nos espera una salida mas dura que la de ayer, o por lo menos por el perfil y los kilómetros que nos esperan, hoy salimos dirección puente la reina, de allí dirección Berdun, y de allí a Anso, y por fin llegamos a Hecho

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

la etapa está siendo dura, pero como ya se había hablado antes, esta vuelta tiene varias escapatorias, nos podemos ahorrar la subida al refugio que ya hicimos ayer, y otra es escaparnos de las dos últimas subidas de ayer y volver por donde salimos el primer día, dicho y hecho, la decisión es mayoritaria, tras un café y un bocata que tarda bastante mas de lo deseado, ya estamos de vuelta a casa, en Aisa ya casi no llevo agua, y se me hace el final un poco mas duro que lo que es, en Jaca paro en un bar y tras beberme un bo

tellín casi de un trago llegamos a casa, las andarinas ya están allí con la comida preparadita, que bien, otro día mas en buena compañía y otra tarde mas con la peña por Jaca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Crónica andarina.

Volvemos a levantarnos con los bicicleteros (¿mejor?). Otra ruta: Valle de Aisa. Salimos desde Jaca en dirección Castiello de Jaca. Llegando a Aisa hay que pasar el pueblo y pasar todo el valle lleno de pinos y terminar la carretera en el comienzo de la ruta. Dejamos el coche y pasamos una verja de hierro, subimos un pequeño trozo asfaltado y terminamos en el valle que se extiende ante nosotras: vacas pastando. Se

guimos por el sendero, pero vemos que todos los demás senderistas se desvían hacia la derecha. Ante la duda, decidimos que donde va Vicente…  Subimos piedra suelta, pasamos un cacho del los Mallos de Lecherín, de pronto comienzan a venir nubes…. Se nos está echando una niebla encima y viene abundante nube… el resto de caminantes siguen subiendo. Nosotras decidimos bajar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hemos acertado bajando, casi no vemos el camino de vuelta. Espero que el resto de subidores estén bien. Volvemos al pueblo en coche y hoy si hay café (mucho bueno, por cierto).

 

 

 

 

 

 

 

 

Tercer día Domingo.

Nos levantamos todos un poco mas tarde que estos días, ya no hay prisa, hoy nos toca a todos andar por los alrededores de Jaca, una ruta corta, parece que va a llover y no nos merece la pena mojarnos a estas alturas. Llegamos a Jaca y cogemos parte del camino a Santiago,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

a mitad se pone a llover, pero ya estamos cerca de la ciudad y tras acelerar un poco ya estamos tomando un café, después algún que otro pincho y a casa a comer, hoy toca plato combinado y vuelta a casita, cargamos las tres bicis encima del golf y con una tormenta de la leche regresamos a nuestro hogar, dulce hogar.

El próximo puente… ya veremos a donde vamos…

 

Mas fotos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *